La voz global de las madres

Las madres de todo el mundo comparten una voz común en su comprensión de los beneficios sociales, intelectuales y físicos que aportan el aprendizaje experimental y los juegos en el desarrollo. Como padres, sabemos de manera instintiva cuáles son los beneficios del juego experimental, ¡de hecho los experimentamos en nosotros mismos! Sin embargo, este conocimiento se ve a menudo empañado por nuestros miedos acerca de la seguridad de los chicos, la falta de tiempo (sobre todo en Europa Occidental y en Estados Unidos), y la escasez de zonas de juego de calidad. Todos estos obstáculos impiden a nuestros hijos cosechar los beneficios de las actividades desestructuradas. Como es lógico, las madres no quieren ver a sus hijos en peligro. Los resultados del libro blanco de Omo Demos a nuestros hijos el derecho a ser niños reflejan que a las madres les preocupa la seguridad (48%) o que sus hijos se lastimen (24%). Aun así, lo verdaderamente preocupante es que casi la mitad de las madres de todo el mundo reconoce que por culpa de estos miedos sus hijos no salen de casa. De entre estas madres, casi todas (71%) admite también que dejan que sus hijos pasen demasiado tiempo haciendo actividades sedentarias dentro de casa, tales como ver la televisión o jugar a videojuegos. Actualmente, muchos niños crecen con dos padres que trabajan, por lo que no es sorprendente que los padres citen también la falta de tiempo como uno de los impedimentos para jugar (33%), ya que tienen que hacer malabarismos para compatibilizar su trabajo, los hijos, las tareas de casa y la vida social. Aunque todos queremos priorizar a nuestros hijos y superar nuestros miedos en cuanto a seguridad, estas preocupaciones se convirtieron en obstáculos que se interponen ante las posibilidades de nuestros hijos para tener experiencias al aire libre o desestructuradas.

 

Los datos globales

  1. El 79% de las madres cree que en su país se ha olvidado lo importante que es que los niños aprendan a través del juego y de otras actividades desestructuradas.
  2. Al 77% les preocupa que los niños crezcan demasiado rápido.
  3. El 92% de las madres dicen que es responsabilidad suya proteger la infancia de sus hijos.
  4. El 73% dice que, si pudiera escoger, su hijo preferiría jugar al aire libre que dentro de casa.
  5. El 54% de las madres quiere que sus hijos se comporten como niños durante más tiempo.

Con la ayuda de especialistas del juego experimental y del desarrollo infantil, Ala creó un banco de actividades al aire libre y en casa para que tus hijos aprendan y se diviertan.