Naturaleza: la utopía de los niños

 

 

Salir al aire libre es muy emocionante para los niños. Además de las posibilidades ilimitadas de juego que ofrece, los niños pueden aprender explorando, descubriendo, inventando y resolviendo problemas. No importa si están trepando a un árbol, saltando en un charco o descubriendo tesoros en una playa, siempre que salgan al exterior aprenderán algo nuevo. La interacción con la naturaleza es de vital importancia para el desarrollo de los niños, y por tanto un tema de gran interés para nosotros en Omo. Por eso llevamos a cabo una investigación exhaustiva con madres y niños de todo el mundo para explorar la relación de los niños con la naturaleza. Para el estudio entrevistamos a más de 2.000 madres y sus hijos de entre 8 y 12 años en 11 países, con el fin de averiguar sus opiniones sobre la naturaleza y la influencia positiva que tiene en el desarrollo de los niños. Los resultados del estudio se publicaron en el libro blanco "Los niños y la naturaleza". Los resultados de la investigación indican claramente que las madres entienden las ventajas del juego al aire libre. Como padres, queremos saber que nuestros hijos se benefician de estímulos y entretenimiento a través del descubrimiento y la creatividad que aporta el juego experimental, y no que simplemente pasan el tiempo con videojuegos o la televisión. Sin embargo, la realidad es que hay más niños viendo la televisión o películas, jugando a videojuegos o navegando por Internet de forma habitual que jugando en el jardín o en la plaza. Aunque en un mundo perfecto nos gustaría que nuestros hijos tuvieran la misma infancia que nosotros, nos enfrentamos a algunos obstáculos que pueden impedirlo. Como ha comprobado Omo en el libro blanco Demos a nuestros hijos el derecho a ser niños, las madres albergan el temor de que sus hijos puedan no estar seguros o puedan lastimarse cuando juegan al aire libre. Los padres preferirían tener a sus hijos bien vigilados en casa –especialmente si disponen de un tiempo limitado para dedicarles, o si las instalaciones para el juego al aire libre en el barrio se encuentran demasiado lejos. Dejando de lado los temores de los padres, ¿qué opinan los niños? ¿Preferirían jugar en casa si pudieran elegir? ¿Están de acuerdo con sus madres? Parece que no. De forma abrumadora, el 58% de las madres cree que sus hijos prefieren jugar dentro de casa, pero el 63% de los niños preferiría jugar fuera. Otro resultado inesperado de la investigación fue el fuerte apoyo, tanto de madres como de hijos, a la protección de la naturaleza y la concientización en cuestiones medioambientales. Los niños verdaderamente quieren que sus padres se involucren más con la naturaleza y se preocupen por ayudar a proteger el planeta. Se trata de una excelente noticia, y es muy alentador que exista una nueva generación de niños que toman la naturaleza y el medio ambiente tan en serio. ¡Qué lástima saber que estos niños no dedican el tiempo suficiente a disfrutarlos por sí mismos!

 

Qué dicen los expertos:

La Dra. Dorothy Singer de la Universidad de Yale, una destacada experta en desarrollo infantil, afirma: “Aunque es preocupante que los niños de todo el mundo no estén teniendo la oportunidad de experimentar la naturaleza de primera mano, existe una verdadera necesidad de que padres e hijos puedan interactuar con la naturaleza y aprender a través de experiencias.” Con la ayuda de especialistas del juego experimental y del desarrollo infantil, Omo creó un banco de actividades al aire libre y en casa para que tus hijos aprendan y se diviertan.