Empieza un álbum familiar

Un álbum familiar puede contener todo lo que quieras pegar en él, desde fotos de días al aire libre, hasta entradas de museos u hojas recogidas en búsquedas de tesoros a las que hayas ido. Los niños pueden añadir cosas siempre que quieran (lo cual va muy bien para tardes de otoño lluviosas) e incluso incluir entradas tipo diario en las páginas para explicar ciertos objetos. Si al final del año está completo, ¡es un gran recuerdo familiar para el futuro!