30°C – Instrucciones

El lavado de la ropa a 30°C no solo permite ahorrar energía y es positivo para el medio ambiente, sino que es mejor para las prendas. La gran potencia de limpieza de los jabones Ala permite conseguir una ropa muy limpia ¡incluso lavando a baja temperatura!

Consulta nuestra guía sobre el lavado a 30°C.

  • Lavar la ropa con manchas lo antes posible. Lo mejor es lavarla antes de que se seque la mancha
  • Leer siempre la etiqueta del fabricante y clasificar la ropa por color, temperatura y tejido.
  • La etiqueta del fabricante indica la temperatura máxima a la que puede lavarse una prenda sin dañarla, pero también puede lavarse a una temperatura inferior para ahorrar energía.
  • La ropa muy manchada debe lavarse por separado a la máxima temperatura indicada en la etiqueta del fabricante, sobre todo las prendas con manchas secas de alimentos de colores vivos, grasa, barro o manchas de césped. De lo contrario, podría malgastarse energía lavándola de nuevo.
  • Si hubiera alguna persona enferma en el hogar, debe lavarse su ropa por separado a la máxima temperatura indicada en la etiqueta del fabricante utilizando Ala. De este modo se eliminan mejor las bacterias y se ayuda a detener la propagación de la infección.
  • La ropa oscura debe lavarse por separado, incluso a baja temperatura.
  • En el caso de la ropa menos sucia, debe elegirse un ciclo de 30°C apropiado para el tejido (p. ej. seda/lana, prendas delicadas, sintéticas o de algodón). La elección de un ciclo de lavado incorrecto puede dañar la ropa e impedir su limpieza efectiva.
  • La media carga consume más energía que la carga completa, por lo que se recomienda esta última en cada ciclo de lavado. No obstante, no debe sobrecargarse el lavarropas, puesto que a 30°C la limpieza puede ser menos eficiente que a altas temperaturas. Véanse las instrucciones del lavarropas sobre el volumen de carga.
  • Elegir el producto Ala apropiado para el tipo de carga. En caso de duda, consultar el envase del producto o llamar al SAC. ¡Estamos aquí para ayudar!
  • Es importante usar la cantidad de jabón recomendada en el envase del producto según la dureza del agua, el tamaño del lavarropas y la suciedad de las prendas. El jabón debe actuar con mayor fuerza a baja temperatura. Por lo tanto, si la cantidad de jabón es insuficiente, será necesario lavar la ropa de nuevo, lo que implica un mayor consumo de energía y jabón.
  • Si el lavarropas incluye diferentes opciones de velocidad de centrifugado, usar la máxima tolerada por las prendas a fin de reducir el tiempo de secado posterior.
  • Una vez lavada la ropa, debe secarse lo antes posible, de lo contrario la humedad favorece la aparición de bacterias que causan olores desagradables.
  • Siempre y cuando el clima lo permita, es mejor secar la ropa al aire que en la secadora a fin de ahorrar energía.
  • Una vez por semana hacé un lavado vacío a temperaturas de 40º C o más con blanqueador para estar seguros de que tu lavarropas no se llene de bacterias y gérmenes causando olor desagradable.