Consejos para planchar más fácilmente la ropa

No es un secreto que la mayoría de las mujeres odiamos el planchadoAdemás de no ser muy talentosas para hacerlo, cansa y no es para nada entretenido. Pero igual hay que hacerlo. Para que te sea más fácil, te damos algunos consejos. Es cierto que a veces dejamos que la ropa se acumule y terminamos con un cerro de prendas por planchar. Ése es el peor escenario, porque ahí sí que no dan ganas de hacerlo. Pero como sí o sí tenemos que usar esa ropa y no podemos llevarla arrugada, mejor hacerse el ánimo y empezar. Una buena idea es tomarse el tiempo para planchar. Es decir, disponer de horas, poner música que nos guste y a lanzarse a la tarea. En el sitio Comohacerpara.com, encontramos varios tips para hacer menos pesada la labor:
  • Para evitar sentir dolor o molestias en la espalda, puedes poner una pequeña banqueta debajo de la tabla de planchar, al frente de tus piernas, y apoyar un pie sobre la misma. Ve alternando, primero uno y luego el otro.
  • Antes de planchar, rocía la prenda con agua caliente (si la etiqueta lo permite). Así quedará mejor que si la humedeces con agua fría.
  • Si necesitas que alguna prenda tenga los pliegues marcados, humedece su reverso con agua y plancha como lo haces habitualmente. Verás que el pliegue dura mucho más tiempo marcado.
  • Para que una camisa, pantalón o cualquier prenda de seda, quede perfectamente planchada, lávala con agua, envuélvela en una toalla y al cabo de unas 5 horas procede a plancharla.
  • Si lavaste las cortinas, cuélgalas cuando aún estén húmedas. Así será mucho más fácil plancharlas porque quedarán lo suficientemente estiradas.  verás que no te hará falta plancharlas.
  • No guardes la ropa planchada hasta que se enfríe totalmente. Así evitarás que se arrugue.