Trucos para planchar la ropa con estilo y placer

¿Día de planchar? Que la torre de ropa, que las camisas ¡Horror! En realidad, hablar de placer a la hora de planchar parece una broma y es que ha nadie o a casi nadie le gusta realizar esta tarea. Lamentablemente todos en algún momento nos hemos visto,  nos vemos o nos veremos enfrentados a este práctico instrumento. Además que como dicen por ahí,  “Arrugado no se triunfa”.  Y como algo de razón debe tener el dicho, mejor cambiar de actitud y seguir estos consejos que te ayudarán a realizar un planchado perfecto, en menos tiempo y hasta más placentero. Antes de comenzar  destina un lugar que sea adecuado, pon música a tu gusto o una película que quieras ver, en ideal en un idioma que tu manejes de modo que tampoco  te desconcentres de la plancha. Y ahora en adelante, conviértete  en un verdadero profesional de la ropa lisa.

 

¿Por dónde empiezo?

Parte por todas aquellas  prendas que necesiten menor temperatura y concluye con las que requieran de más calor.

 

No más marcas

Evita las marcas de brillo, para conseguirlo plancha  poniendo un paño sobre la ropa y la plancha encima de él.

 

¿Cómo logro definir la raya del pantalón?

Esparce  por el revés de la tela un  toque de jabón a lo largo de toda la raya y luego plancha el pantalón por el derecho. Preocúpate de no guardarlo ni estirarlo antes de que pierda el calor de la plancha, así conseguirás, mantener intacta y cuidadosamente definida la marca del pantalón.

 

¿Y cómo plancharlos en general?

Empieza siempre por los bolsillos, por dentro y por fuera. Luego comienza a planchar la zona  la cintura por el derecho y por el revés. Continúa con el largo separado en  cada pierna y recuerda marcar la raya. Para finalizar, une el largo definido por la raya y plancha. Finalmente, plancha las perneras juntas.

 

Ayúdate con un spray o esponja húmeda

Mantén siempre cerca una esponja húmeda o algún spray (esto en caso de que la plancha no traiga uno incluido). Esto te servirá en aquellos casos, donde las arrugas se tornan un poco más rebeldes. Si se forma una arruga, mójala y vuelve a planchar el lugar.

 

Almidón para manteles o cortinas

Ahora, si quieres experimentar más allá, te revelamos una sencilla receta para que tus manteles o cortinas de hilo adquieran una textura fuerte: El almidón casero. Es sencillo, al planchar sólo debes humedecer las telas reutilizando el agua con el que cociste tus pastas o arroz y gualá, ya lo tienes.

 

OJO

Fíjate siempre  en las instrucciones de las etiquetas que vienen adheridas en la ropa. Ya que muchas telas por suerte, no requieren planchado. ¿Conoces tú alguna técnica? ¿Qué haces tú para que el planchado no se vuelva una tarea tediosa? Realízanos tu comentario y comparte con nosotros y nuestros lectores la experiencia de planchar.