Piel de oveja

A pesar de que la piel de oveja puede lavarse en agua, el lavado afectará al aspecto del producto. Por lo tanto, se recomienda acudir a un especialista en este tipo de tejido. Consultá la etiqueta de cuidados del producto para verificar que puede lavarse en agua. En tal caso, usar el ciclo de lana con un jabón que tenga un pH neutro y no contenga enzimas. No debe sumergirse totalmente en agua porque es fácil que el forro se achique al secarse. Si el producto no puede lavarse en agua, acuda a un especialista en este tipo de tejido.

 

Adornos:

Los adornos de las prendas pueden influir tanto sobre el tipo de lavado como sobre los productos empleados. Por ejemplo, si una prenda tiene el cuello de piel, la etiqueta puede indicar que debe lavarse en seco a pesar de que el resto de la prenda pueda lavarse con agua.