Fin de semana de sana diversión en el suelo

Aunque no lo creas, el suelo es una de las experiencias más importantes y necesarias para el desarrollo de tus hijos, sobre todo cuando todavía son guaguas.

Aunque no lo creas, el suelo es una de las experiencias más importantes y necesarias para el desarrollo de tus hijos, sobre todo cuando todavía son guaguas. Así es que anímate y jueguen juntos en el piso. Mientras más se ensucien y felices sean, mejor será.

Miles de veces sacamos volando a los niños del suelo. Que está sucio, que las infecciones, que está helado, en fin, por muchas razones. Pero lo cierto es que deberíamos relajarnos y dejarlo pasar un buen tiempo en el piso, es necesario para su desarrollo sicomotor y también para que se entretengan.

Si se ensucian, da lo mismo, acuérdate que OMO es tu mejor amigo contra la suciedad. Estudios han demostrado que es imbatible contra un montón de manchas, incluso mezcladas.

Así es que déjalos en el suelo, tírate tu también y gateen, hagan competencias, tírense pelotas, rueden, lo que quieran. Esto es fundamental sobre todo en los niños más pequeños.

Antes de que empiecen a caminar, es importante que tengan experiencia de suelo, para que sepan y vayan desarrollando su capacidad de resolver problemas, de relacionarse con su entorno y aprendan cosas tan sencillas como saber apoyarse en sus manos para después caer de la mejor forma posible sin golpearse la cara.

En una nota de Emol, una doctora dice que los chilenos dejamos poco a nuestros hijos en el suelo, sobre todo porque les compramos muchos juguetitos que los desvían de este aprendizaje, como andadores, sillas saltarinas, etc., dificultando el gateo. Y esto es súper importante, ya que fortalecen su musculatura, empieza a hacer conexiones sinápticas explorando el entorno, desarrolla su cerebro, entre otros beneficios.

Los niños aprenden así, moviéndose, tocando, jugando, ensuciándose. Por eso, la misma profesional explica lo que hacen los gringos con sus niños. Inventaron el “tummy time”, o la hora de ponerse de guatita. Al dejar a los niños en esta posición, se fomenta la exploración en el piso y el gateo. En una nota anterior, les contamos por qué es importante el gateo en las guaguas.

El objetivo es jugar e interactuar con los niños cuando están despiertos y sobre su abdomen, dos a tres veces al día y por períodos de tres a cinco minutos, los cuales se pueden hacer más extensos en la medida que el bebé disfrute de esta actividad.

Los mejores momentos para realizar el “tummy time” son después de la muda o cuando los niños despiertan de una siesta. Aquí van algunos consejos para ejercitarlos:

  1. Quien interactúa con el bebé debe ubicarse lejos de su alcance, de manera que el niño intente acercarse. También puede hacerse con un juguete.
  2. Ubicar juguetes en círculo alrededor de la guagua. Al tratar de alcanzar diferentes puntos el niño desarrollará los músculos apropiados para rodar, arrastrarse sobre su abdomen y gatear.
  3. Recostar al bebé sobre el pecho de quien interactúa con él. El niño levantará su cabeza y usará sus brazos para intentar ver el rostro de la otra persona.