Skip to content

Trucos de magia para los niños

Recuerdo que siempre quise y nunca tuve esos juegos de magia que le regalaban a mis primos cuando éramos chicos. Pero igual ellos me prestaban sus sets de mago que apenas sabíamos ocupar. Lo malo eran las instrucciones, no tan fáciles de entender y muuuuy largas de leer uff. Ahí ya se volvía fome el juego.

En ese momento, aparecía el típico tío buena onda, amigo de los niños, y nos enseñaba algunos trucos para que nosotros pudiésemos sorprender a los grandes. Son muy entretenidos, sobre todo porque nos sentíamos verdaderos magos, ganábamos confianza y fortalecíamos nuestra personalidad al salir a un improvisado escenario que instalábamos en el patio o en el living, según hacía frío o calor.

Aquí te dejamos algunos trucos que encontramos en el sitioTodosloscomos.com para que puedas enseñarle a tus hijos y pasen una linda tarde de magia. Ayúdalos prestándoles ropa que les sirva para disfrazarse, algún sombrero, pañuelos grandes y algún mantel para que puedan caracterizarse y ambientar el lugar.

El lápiz magnético

Es un truco muy sencillo que puede ser realizado por niños de 5 años en adelante. El mago pone un lápiz horizontalmente en su mano izquierda, muy cerca de la muñeca. Con la mano derecha, puede hacer unos toques mágicos y debe explicarle al público que, para canalizar parte de la energía magnética, tiene que sostener con su mano derecha la muñeca izquierda. Para hacer la magia, tiene que levantar la mano izquierda, con la palma hacia él y el otro lado hacia el público, que verá el lápiz pegado a la mano. En circunstancias normales el lápiz caería, sin embargo, el mago parece haber magnetizado el lápiz a la mano. El truco es simple. Cuando el mago levanta su mano izquierda, extiende el dedo pulgar de la mano derecha para mantener el lápiz en su lugar. El mago puede desmagnetizar el lápiz soltándolo.

La Ilusión

El mago muestra al público dos arcoíris de papel del mismo tamaño. Un arcoíris es de color azul y el otro rojo. Cuando se coloca el rojo encima del azul, el azul parece más grande. Pero después de decir las palabras mágicas, el arcoíris azul se convierte en el más pequeño. Para el gran final, el mago muestra que los dos arcoíris son del mismo tamaño. El secreto es una ilusión óptica. Los arcoíris son realmente del mismo tamaño, pero el que se ponga en la parte superior siempre se verá más pequeño.

Tinta Mágica

Nuestro pequeño mago debe tomar un palillo o mondadientes, remojarlo en jugo de limón exprimido y escribir una palabra. Mientras espera que se seque, de manera natural, sin secador ni soplar porque si no el truco no funciona; puede explicar que lo escrito desaparecerá pero que pronto podrán ver la respuesta a una pregunta que el mago le hará a alguien del público. Respuesta que él debe conocer para que la haya escrito con anterioridad en el papel. La magia ocurre cuando, una vez seco, el mago pasa el papel por el calor de una vela encendida y lentamente aparecerá la palabra escrita con limón.