De la cuna a la cama: Qué pasos seguir para lograrlo

¿Cómo saber que llegó el momento para que nuestro bebé deje la cuna que lo cobijó durante sus primeros meses para pasar a su cama? Una interrogante que muchas mamás se están haciendo o pronto harán. Acá te orientamos. Lo primero, es que no existe una edad perfecta para dar este gran paso, puede variar entre el año y medio y los tres años, algo simbólico ya que dejar la cuna significa que nuestro pequeño ahora es un niño y será más independiente ¡Pero alégrate! Aún queda un mundo por vivir y descubrir. La primera señal de que es tiempo de pasar a la cama, es que tu “bebé” ahora es capaz de escalar las barandas de su cuna, incluso puede hasta salirse de ésta. Pero si crees que aún no es tiempo de pasar a una cama, te contamos que algunas cunas tienen dos niveles de altura, lo mejor entonces es que bajes el colchón, así evitarás que se salga. No olvides que durante meses, la cuna no sólo es el lugar en que duerme tu bebé, sino también se ha convertido en el sitio en el que están sus juguetes preferidos como su tuto o peluche; Y también dónde se siente seguro, cómodo y protegido.

Por lo que si al primer intento de pasar a su cama, no hay que bajar los brazos, regrésalo a la cuna y prueba más adelante. Al fin de cuentas, ¡Queremos que este proceso sea feliz y placentero! Ahora, si la razón para pasarlo a su cama es que pronto llegará un hermanito o hermanita, lo ideal es que unos 2 meses antes realices el cambio de la cuna a su cama para que no piense que lo estás dejando de lado por la llegada del nuevo integrante de la familia. Y así también podrás dedicarle tiempo exclusivo en las noches hasta que se acostumbre al cambio. ¿Ya lo decidiste? Si sientes que llegó el momento, ayuda a tu pequeño en este proceso, decorando juntos su pieza con sus monitos animados preferidos, así se sentirá más feliz y juntos darán un gran paso.