Skip to content
rectángulo celeste

¡A jugar!

Vuelve a ser niño y experimenta con tu guagua todo lo entretenido de jugar. Para ella es súper importante, ya que así es cómo conoce el mundo y afianza el vínculo con sus padres. Así es que aprovecha el fin de semana y ¡a jugar!

Desde que lo tenías en tu guatita, tu bebé ha recibido ya miles de estímulos. El solo hecho de escuchar tu voz era un incentivo para él. Tan pequeñito, ya ha desarrollado sus sentidos y reacciona frente a tus cantos, movimientos o cosas que comes.

Cuando nace, se enfrenta a todo un mundo nuevo: colores, olores, texturas, sonidos, luces, en fin, todo un universo que conoce a través de ti. Probablemente, desde que supiste que tu hijo venía, empezaste a recopilar un montón de juguetes, entre los que le comprabas tú o los que te regalaba tu familia chocha.

Pero hasta antes de los 2 meses más o menos, las guaguas no pescan mucho este tipo de cosas. Sonajeros, móviles, cascabeles, no son ni la mitad de entretenidos que el mejor juguete para ellos, que eres tú: su mamá, su juguete favorito.

Durante las primeras semanas de vida, lo normal es que tu hijo se mueva con tus movimientos, siga tus manos con la vista y escuche tu voz con mucha atención. Con el paso del tiempo, se irá involucrando en más juegos, empezará a sonreír cuando le haces gestos o sonidos graciosos, también podrá reconocer aplausos y canciones, responderá cuando lo llames, le hagas caricias o le des un beso.

Pronto te darás cuenta de lo bien que a tu guagua le hace jugar contigo o con su papá. Para ella se trata de algo muy divertido, placentero, pero además, también es la manera en que conoce el mundo que la rodea. El juego es una de las principales formas de aprendizaje para losbebés y una de las mejores formas de afianzar el vínculo que las une.

Cuando ya cumpla los 4 meses, será un bebé mucho más activo. Querrá tomar todo y echárselo a la boca, así conocen y exploran. Aquí podrás cantarle tus canciones favoritas de niña y él lo adorará, también el jueguito de “¿dónde está la mamá?” y taparte la cara diciendo “está/ no está”.

Pasaditos los 6 meses, tu guagua ya tendrá muchas más habilidades, se sentará sola y manejará mejor los objetos, prueba darle una cajita con juguetes y se entretendrá dándola vuelta sentadita en algún lugar.

Cuando ya tenga 9 meses o se acerque el año, su movilidad será mucho mayor, ya gateará y empezará a caminar. Aquí empieza el lenguaje, otra gran etapa en sus vidas.

En el sitio Babycenter, hay un artículo súper bueno con muchos juegos estimulantes para tus hijos según su edad.