Skip to content
Mujer embarazada tomando leche

Nutrición durante el embarazo: ¿Comer por dos?

Quién no ha escuchado "¡tienes que comer por dos!" cuando estás embarazada. Descubre las verdaderas necesidades nutricionales que tienes durante esta hermosa etapa de tu vida. Es verdad, durante el embarazo las necesidades de algunos nutrientes aumentan, pero esto en ningún caso quiere decir que tienes que comer de más, ya que cualquier aumento de peso excesivo, puede afectar tu salud y la de tu bebé.

Por eso, lo que en realidad debes hacer, es buscar una dieta adecuada que te proporcione todos estos nutrientes para que tu bebé se pueda desarrollar perfectamente. Una de las mejores guías en este sentido, es la proporcionada por el Instituto de Medicina de los EEUU. En términos de energía, el aumento calórico debe ser de unas 110 calorías en los primeros trimestres del embarazo, mientras que unas 150 a 200 durante el último.

En el caso de las proteínas, es necesario añadir unos 10 gramos diarios, algo como dos vasos diarios de leche adicional, y respecto a las grasas, sólo deben constituir el 30% de tu aporte calórico diario, e idealmente que contengan omega 6 y omega 3, presentes en pescados y frutos secos. Seguro has oído hablar del ácido fólico, esta vitamina es muy importante porque previene defectos congénitos graves para tu bebé.

Está presente en vegetales de hoja verde, el jugo de naranja, las legumbres e incluso en el pan, el que ha sido fortalecido con este compuesto hace algunos años. También lo puedes consumir en cápsulas. Las mujeres que toman ácido fólico antes de la concepción y durante el embarazo, tiene un 70% menos de probabilidades de que sus bebés nazcan con defectos graves del tubo neural.

El calcio también es importantísimo y se necesitan alrededor de 1000 miligramos diarios. Esto, porque durante el tercer trimestre del embarazo el bebé necesita nutrirse de calcio, y para eso se produce un traspaso desde la madre al feto. Por lo que si no está presente en tu dieta, el calcio de tu tejido óseo será el encargado de suplir esta necesidad del bebé. No te preocupes ¡Sólo debes aumentar tu consumo de lácteos!

Durante el embarazo necesitas el doble de hierro, el que está presente en carnes, huevos, frutas, legumbres, pan y cereales principalmente, y es muy importante porque participa en la producción de las proteínas hemoglobina y mioglobina, que transportan el oxígeno en la sangre. Por último, debido a los múltiples tejidos y el ADN que se comienzan a desarrollar durante el embarazo, es muy importante que te preocupes del consumo de zinc.

Necesitas alrededor de 11 miligramos diarios, los que serán fundamentales para evitar abortos espontáneos o partos prematuros. Lo puedes encontrar en mariscos, cereales, frutos secos, lácteos, huevos, carnes y pescados. Recuerda consultar con un especialista y tomar en cuenta estos consejos para que tengas un lindo embarazo y tu bebé se desarrolle perfectamente.