Cómo cuidar a los niños del sol en la playa

Muchos empezaron sus vacaciones y nos vamos con niños y petacas a la playa. El sol es un tema que debemos cuidar. ¿Cómo? Con estos consejos prácticos para cuidar a los niños del sol. A los más pequeños les encanta la arena y el mar, así es que no es raro que estén muy expuestos al sol. Así es que ojo con los siguientes problemas, de los cuales también les contamos qué hacer.

 

Quemadura solar

Son lesiones a la piel causadas por los rayos solares UV. Las reconocerás por su enrojecimiento. Si son más graves, como las quemaduras en segundo grado, se forman vesículas y ampollas.

 

¿Qué hacer?

Las comprensas de agua fría refrescan y alivian las molestias. También puedes usar algún medicamento para quemaduras y no exponer la quemadura al sol durante unos días. Debes hidratar la piel. Ojo que esto es evitable, a los bebés menores de 6 meses no debes exponerlos al sol, aunque esté nublado. Cuando son más grandes, los tienes que llenar de protector solar y ponerles poleras, gorros y anteojos.

 

Insolación

Este caso es bien desagradable, donde se produce un aumento excesivo de la temperatura corporal, el niño se marea, tiene sensación de debilidad y cansancio, y palidece. La piel está seca, roja y caliente.

 

¿Qué hacer?

Lo primero es trasladarlo a una zona con sombra, acostarlo boca arriba y enfriar su cuerpo progresivamente con compresas de agua fresca. Si es capaz de beber, darle agua o una solución hidratante. Después de estos primeros auxilios, lo mejor es llevarlo a un centro de urgencia. Para evitarlo, debes tener la precaución se usar gorro con visera, bebes agua, bañarse con frecuencia y mojarse la cabeza continuamente, si hace mucho calor.

Evitar jugar o hacer ejercicios físicos al aire libre en días de mucho calor. Recuerden que estos consejos no reemplazan en ningún caso el diagnóstico médico. Siempre que vean que sus niños están en algún peligro o sufran alguna situación que los ponga en riesgo, lo más responsable es acudir con los profesionales.