Skip to content
Nino arrojandose a la piscina

Los beneficios del ejercicio acuático

La mayoría de los niños disfrutan del agua. Por eso, ir a una piscina o centro acuático puede ser un panorama perfecto para estos ultra calurosos días de febrero. Anota que te contamos sobre unos buenos datos mojados. Casi ningún niño se aburre con agua a su alrededor. En ella pueden jugar y nadar, lo que no solo implica diversión, sino que también la realización de actividad física, lo que aumenta su apetito y es muy beneficioso para su cuerpo y su mente.

Gracias al ejercicio acuático se ejercitan los músculos, la coordinación motora, el sistema circulatorio y el respiratorio. 

Y para los bebés implican muchas otras cosas buenas también. Por ejemplo, mejora sus capacidades cardiorrespiratorias y la coordinación muscular, lo que desarrolla sus capacidades sensoriales y psicomotrices. Además, la natación ayuda controlar la presión y también el sobrepeso, uno de los mayores problemas en nuestros niños por estos días.

 

¿Dónde ir?

Si estás dispuesta a viajar un poco, te recomendamos la zona del Cajón del Maipo e Isla de Maipo, donde encontrarás varias piscinas:

  •   Alto del Canelo (Camino el Volcán 4846, Tel: 871 1237)
  •  Camping El Bosque (Paradero 5 1/2, Camino Isla de Maipo, Tel:  815 4445)
  • Camping El Trébol (Camino Las Parcelas, Isla de Maipo, Tel: 819 2568)
  • Camping Laguna del Maipo (Av. Jaime Guzmán 5205, Isla de Maipo)

 

    Si prefieres algo más cercano, las siguientes piscinas pueden ser una buena alternativa:

    •  Antilén (Pío Nono 450, Tel: 730 1300)
    •  Piscina Municipal de Maipú (Bailén s/n, esquina Maipú)
    • Piscina Municipal Quinta Normal (Parque Quinta Normal s/n, entrada por Av. Portales)
    • Tupahue (ladera norponiente del Cerro San Cristóbal, Tel: 730 13 00)

     

       Algunas precauciones si quieres realizar esta actividad

      • Si decides que tus niños la practiquen en forma regular, lo más recomendable es que comiencen con un curso de natación.
      • Si tus hijos tienen los oídos sensibles, cúbrelos con tapones.
      • Y aunque haga calor, evita exponerlos a cambios bruscos de temperatura.