No más peleas entre hermanos: Consejos para lograr la tranquilidad en casa

No importa si es niña o niño, o la diferencia de edad que exista entre ellos, a veces es basta que entre los hermanos no estén de acuerdo con algo para que empiece una discusión que puede terminar en gritos o forcejeos. Hoy te aconsejamos cómo intervenir para calmar los ánimos en casa.

Nunca hagas comparaciones entre tus hijos, esto sólo terminará causando recelos entre ellos.

Tampoco les pongas etiquetas como “el desordenado” o “el mañoso”. Cada persona es distinta de otra y tiene sus defectos y virtudes.

Si están en plena discusión, lo primero es llamarlos a la calma. Si es necesario separarlos y dejarlos en habitaciones distintas, hazlo. Lo que sigue es ofrecerles a los dos la oportunidad para que te expliquen qué les molesta, déjalos que se expresen y opinen, al final de todo, puede que se dé el espacio para que lleguen a un acuerdo.

Si la causa son celos, lo que no es extraño a cierta edad, una solución es que te programes para pasar tiempo a solas con cada uno de tus niños haciendo una actividad de su agrado como ir al cine, visitar a algún amigo, o algo tan simple como conversar sobre sus cosas. Lo anterior ayudará positivamente a que abra sus emociones y entienda lo que es la “empatía”, es decir, ponerse en el lugar del otro. Si en cambio, el origen es por algo cotidiano como el televisor o computador, la solución es más que sencilla y está en tus manos, determina tú cuánto tiempo estará cada uno frente a la pantalla. Siempre existirán diferencias pequeñas o grandes entre tus hijos, lo que importa es que sepas reconocerlas a tiempo, reforzando las positivas y tratando las negativas. ¡Al final disfrutarás con tu familia la tranquilidad y armonía!