Skip to content
Nina con instrumento de musica

Qué música deben escuchar los niños

Beneficios de la música sobre los niños

Ya te hemos contado sobre ellos. Pero los papás siempre tenemos la duda sobre qué música deben escuchar y/o aprender los niños. Te contamos.

Lamentablemente, no hemos podido encontrar alguna suerte de manual o guía que indique cuál es el tipo de música que deben escuchar nuestros hijos, aunque el Dr. Shinichi Suzuki, creador del método del mismo apellido dijo alguna vez: "Si un niño oye buena música desde el día de su nacimiento, y aprende a tocarla él mismo, desarrollará su sensibilidad, disciplina y paciencia. Adquiere un corazón hermoso". Lo cierto es que entre tanto estilo que existe en la música clásica y la popular, podemos elegir más de alguno.

Lo importante es no escoger algo extremo. Por ejemplo, no es buena idea ponerle heavy metal a un niño muy pequeño, tal vez lo más recomendable para esos casos sea algo más calmado, como una sinfonía clásica más melodiosa y simple.

Tampoco es necesario centrar la escucha del niño solo en canciones de cuna, ya que ellos también tienen capacidad para disfrutar y recordar otros estilos, como la música clásica. De hecho, según lo descubrióla Sociedad Acústicade América, escuchar distintos tipos de música ayuda a aprenderla, a reconocerla y también a disfrutarla.

En general, lo mejor es que sean canciones de letras sencillas, canciones de animales que incluyan onomatopeyas o música clásica que tenga una estructura simple y sea de corta duración. Para los niños un poco más grandes, que deseen aprender a tocar algún instrumento, es importante buscar la asesoría de algún profesor o un especialista, ya que hay ciertos estilos musicales que son más recomendables que otros al momento de iniciar este aprendizaje. 

Y si solo se trata de escuchar música, claramente hay ciertos estilos que aportan más que otros, aunque siempre será importante respetar los gustos de cada uno, ya que la idea es que también se disfrute de lo que se escucha y no se transforme en un sufrimiento, porque se podría generar un efecto nulo o contrario al buscado.