Skip to content
Nina con flores estornudando

Temporada de alergias primaverales

Septiembre es un mes que le gusta a muchísimas personas en Chile. Es el mes de la patria, hay días de vacaciones y las temperaturas comienzan a subir paulatinamente. Pero hay un grupo de personas que no lo pasa tan bien en estas fechas y sufre con el arribo de las alergias primaverales. Aunque es difícil saber cuántas personas sufren de esta alergia estacional, hay cifras que indican que las provocadas por el polen pueden afectar al 40% de la población. En cualquier caso, las sustancias que pueden provocar las alergias son variadas, y van desde el ya mencionado polen, hasta los ácaros del polvo, el pelo de las mascotas y las picaduras de insectos. Aunque no se trata necesariamente de una condición genética, es muy probable que un niño alérgico, tenga un padre que esté en las mismas condiciones, sin embargo, el factor ambiental también puede puede provocar que un pequeño aminore o empeore su estado. En caso de que tengas sospechas de que tus pequeños puedan ser alérgicos, lo más recomendable es que se lo cuentes a su pediatra. En el caso de la alergia al polen, los síntomas más típicos son irritabilidad en los ojos, especialmente de las pupilas, sequedad labial y picor en diversas zonas del cuerpo como el cuello, el cuero cabelludo, los brazos. Además, podrían presentar algunos problemas para respirar normalmente.

 

¿Qué medidas se pueden tomar en el hogar?

Lo primero es hacer una limpieza a fondo de su casa apenas comienza la primavera. También es útil cerrar las ventanas de la casa si hay viento, ya que se puede contaminar el ambiente con polen. Si tienes patio, evita que tu niño esté cerca cuando estén cortando el pasto o barriendo, y no dejes que se recueste en el pasto. Es muy útil averiguar sobre el conteo de polen de tu ciudad, sobre todo para los días en que harás paseos. Esta información se puede obtener en http://www.polenes.cl/. Para secar la ropa, lo más recomendable es usar la secadora de ropa en vez de tenderla para secarla, ya que en este último caso, podría recoger alérgenos.