Skip to content
rectángulo celeste

Fin de semana en el zoológico

Recuerdo con tanto cariño esas tardes dominicales cuando mi abuela me llevaba al zoológico, me compraba una máscara de Bugs Bunny a la salida y caminábamos con más de algún souvenir de vuelta a casa.

Aunque no me gustaba el olor de los animales, disfrutaba de lo lindo paseando por fuera de sus jaulas. Cuando todavía existía la elefanta Fresia y hacía sonar su trompa, me encantaba pasar a ver los monos de poto colorado. No sé por qué me daban tanta risa. Y las lindas jirafas. Siempre admiré su cuello largo pero nunca me atreví a darles comida.

También visitaba a los leones. ¡Un olor! Uf. Recuerdo el morbo que sentía pensando que podían comerse a alguien. Y el tigre, la pantera, qué animales más lindos.

Así transcurría la tarde en el Zoológico Nacional del Parque Metropolitano de Santiago.Eran clásicas las vueltas que le obligábamos a dar a mi papá cuando nos llevaba a ver a la abuela que vivía en pleno barrio Bellavista. ¡Al cerro San Cristóbal!, gritábamos. Y como mi abuela nos consentía en todo, siempre terminábamos comiendo algodones mientras paseábamos por el zoológico.

Se trata de un lugar que abarca 4,8 hectáreas y una población de más de 1000 animales, distribuidos en 158 especies. Del total de la población animal, un 24% de los mamíferos y un 37% de las aves, son autóctonos. Se destacan entre ellos los pumas, los tricahues, los pudúes, las chinchillas, las vicuñas y los cisnes coscoroba.

Ahora está cambiado, mucho más moderno y mejor mantenido. Han traído nuevas especies y tienen hasta un anfiteatro y sala de cine. Entre sus principales atracciones están el Aviario de circulación interna, el Pingûinario, la Chimpancera, un nuevo sector para las cebras y otro para los elefantes.

Se trata de una súper buena alternativa para que lleves a tus hijos. No solo podrán entretenerse viendo a sus animales favoritos, también podrán aprender sobre el modo de vida de las distintas especies y abrir su mente hacia lugares desconocidos.

Dónde: Ladera sur poniente del Parque Metropolitano de Santiago, próximo al acceso principal de éste, en calle Pío Nono 450, Barrio Bellavista.

Cuánto: $3.000 adultos, $1.500 niños, estudiantes y adultos mayores.

Horarios: Martes a domingo de 10:00 a 18:00 horas (venta de entradas hasta las 17:00 hrs.)

Más información: Web del Parque Metropolitano de Santiago