Skip to content
Frazadas de colores

¿Cómo lavar las frazadas?

Frazada de lana

Las noches ya están un poco más frías y el otoño llegó. Así es que muchas de nosotras empezamos a sacar la ropa más gruesa y las frazadas. ¡A lavarlas antes de usarlas! Ya están dando ganas de taparse en la noche, como que la sola sábana no sirve mucho para abrigarse. Así es que a sacar las frazadas de la bodega y meterlas a la lavadora.

Si bien los expertos dicen que lo mejor es llevarlas a la lavandería, en este mes de tanto gasto mejor ahorrémonos ese desembolso y sigamos estos consejos de lavado para dejar tus frazadas perfectas para tu cama, lavándolas en tu casa:

  • Como en todo lo que uno lava, primero tienes que leer con atención la etiqueta de la frazada.
  • Las de lana no se pueden poner en la lavadora, pero algunas de materiales sintéticos se pueden lavar en la máquina sin problema.
  • Para las de lana puedes ocupar la tina del baño o un recipiente lo suficientemente grande para que la frazada quede más o menos estirada.
  • Antes de empezar a lavar, tienes que sacudir muy bien la frazada para eliminar todo el polvo que pueda tener. Pasar suavemente la aspiradora facilita este paso.
  • Pon la frazada en la tina y cúbrela con agua tibia.
  • Disuelve en un litro de agua, la cantidad de OMO que indique el envase.
  • Deja remojar toda la noche.
  • Al día siguiente enjuaga muy bien hasta que el agua salga completamente clara.
  • Puedes escurrir el agua de la frazada en la misma tina.
  • Para secar, ten la precaución de dejarla estirada y colgada en un lugar donde no le llegue nunca el sol.