Cuidado del hogar y de la piel

Hay muchas cosas que pueden hacerse para que el hogar sea un lugar favorable para la piel y garantizar que la piel de la familia se mantenga sana y linda.

Ácaros y alérgenos

  • Los ácaros y alérgenos se ocultan en muchos lugares del hogar, sobre todo en lugares con calor y humedad (pueden encontrarse en la ropa, los colchones, la ropa de cama, las almohadas y las alfombras).
  • Una limpieza regular es un método muy efectivo para eliminar los alérgenos. Debe utilizarse agua tibia (al menos 25ºC). En cambio, para eliminar los ácaros que aparecen en la ropa de cama y en las prendas, debe usarse temperaturas de 60ºC o más.
  • Abrir las ventanas y aspirar la casa regularmente ayuda a mantener los ácaros y alérgenos lejos.
  • Se recomienda usar ropa de cama de algodón y lavarla con asiduidad.

Limpieza

  • Si tienes la piel delicada, usa guantes para realizar las tareas de limpieza y evita el contacto con los productos específicos para esta tarea (probá los guantes de goma sin latex).
  • Ventilar bien las habitaciones al usar productos de limpieza.
  • Evitar los productos con aerosol.
  • Sacar el polvo con un trapo húmedo ayuda a captar mejor la suciedad y evita que se esparza.
  • Se recomienda usar productos que puedan vertirse sobre un paño en lugar de sprays que se pulverizan (p. ej. limpiadores líquidos cremosos como Cif.
  • Una vez finalizadas las tareas de limpieza, hidratar las manos con un producto como Dove para pieles muy secas.

Calidad y temperatura del aire

  • No fumar ni permitir que otros fumen en espacios interiores.
  • Evitar las temperaturas extremas (frío o calor) porque secan la piel.
  • No poner el aire acondicionado demasiado bajo en verano ni la calefacción demasiado alta en invierno.
  • Puede ser recomendable invertir en un humidificador, o bien crear uno poniendo un recipiente con agua cerca de los radiadores de todas las habitaciones de la casa durante los meses de invierno.
  • El aire acondicionado también seca la piel, por lo que debe beberse agua regularmente e hidratar la piel con un producto como Dove Cream Oil.