El jabón adecuado

En los últimos años se observó un aumento considerable del número de jabones disponibles, dado que un único producto no puede cubrir todas las necesidades de lavado.

A continuación se presenta una guía sencilla sobre los distintos tipos y formatos de jabones y suavizantes y cuáles son los mejores para cada caso.

Con enzimas o sin enzimas

Las enzimas son proteínas que se utilizan en los jabones para eliminar las manchas difíciles, como las manchas de hierba o de sangre. Las enzimas son especialmente efectivas cuando se lava en agua tibia-caliente (p. ej. 30-40°C).

Los productos sin enzimas son menos efectivos para tratar ciertas manchas.

¿Qué son los jabones enzimáticos?

Los jabones enzimáticos contienen enzimas específicas que eliminan determinadas manchas. Los cuatro tipos de enzimas que se usan con mayor regularidad en los jabones son:

Enzimas de la proteasa: utilizadas para eliminar las manchas que tienen una base de proteínas (p. ej. sangre, huevo, leche o hierba).

Enzimas de la lipasa: efectivas para las manchas a base de aceite y grasa (p. ej. mantequilla, aceite, salsa de carne, cosméticos o pintalabios).

Enzimas de la amilasa: eliminan las manchas que tienen una base de almidón (p. ej. salsa de carne, patata, pasta, arroz y chocolate). Por regla general, estas manchas son difíciles de ver, pero si no se eliminan, actúan a modo de pegamento y atraen la suciedad y provocan la decoloración o manchas localizadas en el tejido.

Enzimas de la celulasa: estas enzimas son distintas de las otras tres porque no actúan sobre las manchas, sino sobre el tejido. La celulasa actúa sobre las fibras celulósicas (algodón) eliminando las microfibrilas de las fibras de algodón del tejido. De este modo, la celulasa evita el pildeo (“bolitas en la ropa”), restaura los colores, suaviza el tejido, pule la superficie y elimina las partículas de suciedad.

Jabón líquido o en polvo

Es una cuestión de preferencia personal, dado que ambos formatos ofrecen grandes resultados y pueden usarse tanto para lavar a mano como a máquina.

Por un lado, el jabón líquido se disuelve con rapidez y es especialmente útil para el lavado a mano, por el otro, el jabón en polvo suele ser más fácil de medir y menos sucio.

Lavadoras de carga frontal, superior o alta eficiencia

Los jabones para lavadoras de carga superior producen mucha espuma. Son ideales para las lavadoras de carga superior o para las lavadoras con dos tambores, así como para el lavado a mano, pero no deben usarse en lavadoras de carga frontal o de alta eficiencia.

El exceso de espuma puede dañar las lavadoras de carga frontal o de alta eficiencia. Para este tipo de lavadoras deben usarse jabones especiales que solo producen una pequeña cantidad de espuma.

Jabones para tejidos delicados

Las prendas delicadas (p. ej. de lana o seda) deben lavarse con un jabón que no contenga lejía ni enzimas.

Existen jabones específicos para la seda, la lana y otros tejidos delicados que pueden lavarse a mano o a máquina, según se especifique en la etiqueta de cuidados de la prenda. Estos jabones tienen un pH neutro y no contienen enzimas, lejía ni agentes abrillantadores.