Acabado resistente al fuego

Los tejidos ignífugos deben lavarse con detergente, pero nunca con jabón, porque sus ingredientes naturales pueden interferir con los minerales del agua y crear una capa indisoluble sobre el tejido que dañe el acabado ignífugo.

No lavar a más de 50°C y no dejar en remojo para no dañar el acabado ignífugo.

No usar suavizante para prendas ignífugas, dado que reducen la resistencia a las llamas.

Adornos:

Los adornos de las prendas pueden influir tanto sobre el tipo de lavado como sobre los productos empleados. Por ejemplo, si una prenda tiene el cuello de piel, la etiqueta puede indicar que debe lavarse en seco a pesar de que el resto de la prenda pueda lavarse con agua.