Mantas y tapetes

  • Verificar que la manta pueda lavarse en la lavadora y que éste tenga la capacidad necesaria.
  • Las lavadoras de las lavanderías suelen ser de mayor capacidad y, por lo tanto, son más apropiadas para el lavado de alfombras y mantas.
  • Secar y airear bien antes de su uso.

No se recomienda lavar las alfombras o las mantas en la bañera porque son difíciles de enjuagar y de manejar a causa del peso adquirido con la absorción de agua.

El jabón también puede dañar el esmalte de la bañadera, ya que algunos contienen fosfato, un componente que ayuda a ablandar el agua.

Adornos:

Los adornos de las prendas pueden influir tanto sobre el tipo de lavado como sobre los productos empleados. Por ejemplo, si una prenda tiene el cuello de piel, la etiqueta puede indicar que debe lavarse en seco a pesar de que el resto de la prenda pueda lavarse con agua.